Cuando contratar un forense tecnológico.

Cuando contratar un forense tecnológico.

noviembre 28, 2019 Desactivado Por Valvonta News

Desde hace ya algunos años, la electrónica, la informática y las nuevas tecnologías de la información y la comunicación forman parte de nuestras vidas. Es un camino sin retorno que, sin lugar a dudas, tiene una tendencia creciente. Quién, a día de hoy, no utiliza el correo electrónico, algún sistema de mensajería instantánea, alguna que otra red social, la banca Online. Las tecnologías de la información y la comunicación han llegado a nuestras vidas para quedarse, y no descubro nada nuevo si digo que no únicamente se han hecho un hueco importante en el ámbito personal o particular, sino también en el ámbito profesional y empresarial, donde, además, si te quedas fuera, estás casi abocado «al fracaso».

Todo esto tiene sus beneficios, no cabe duda, pero también tiene sus riesgos. Cada vez nos encontramos con más casos de ciberacoso, de fuga de información, de espionaje, de «robo» de identidad, de ataques a sistemas informáticos, industria 4.0, coches conectados, redes de alta velocidad, comercialización de los datos, nuevos frentes de batalla en los que debemos proteger nuestras infraestructuras críticas física y virtualmente.

Para poder denunciar estas situaciones, se hace necesario poderlas demostrar y, para ello, la prueba estrella es la prueba pericial informática o tecnológica. La realización de un informe pericial informático, que sirva de prueba en un juicio, requiere de profesionales cualificados y específicamente formados en informática forense, ya que, por un lado, existen evidencias digitales que son volátiles, lo que significa que un manejo incorrecto de las mismas las podría hacer desaparecer y, por otro lado, una mala praxis en el procedimiento de recolección y análisis de la evidencia podría dar lugar a una invalidación de la prueba.

No todos los casos llegan a juicio. A veces, los informes periciales son tan concluyentes que la parte contraria acepta anticipadamente «su derrota» y se llega a un acuerdo; otras veces, el cliente solicita el informe pericial no para denunciar, sino para asegurarse de que su dispositivo o sus sistemas no están comprometidos y si lo están poner las medidas adecuadas para evitarlo.

En cualquier caso, y por los motivos anteriormente comentados, es necesario que el Perito Informático Forense o Forense Tecnológico siga de forma escrupulosa un protocolo de actuación, tanto en el proceso de recolección y análisis de las evidencias digitales, como en la elaboración del informe pericial y, en su caso, en su ratificación ante la autoridad judicial. Por otro lado, y dado el vertiginoso avance de la tecnología, es requisito imprescindible que el profesional no se quede atrás y mantenga una formación continua.

Cuando necesitamos este tipo de servicios es porque nos estamos jugando algo importante y por ello debemos confiar sólo en verdaderos profesionales, serios y de calidad contrastada, profesionales que sepan tratar las evidencias desde su extracción hasta su puesta a disposición de la autoridad judicial garantizando la integridad de la misma mediante la Cadena de Custodia.

No concebimos ver el escenario de un delito en el que los policías que estén recogiendo las pruebas no lleven guantes para no contaminar las evidencias, o no fotografíen el lugar donde las encuentran, documentando todo el proceso. Parecería de locos si los policías cogiesen esas pruebas y, en lugar de meterlas etiquetadas en bolsas de pruebas, las metiesen todas juntas en una bolsa de supermercado. Sin embargo, en el caso de las evidencias digitales o telemáticas aún no se entiende bien este concepto, y, sin embargo, es vital para la presentación de las pruebas con garantía en Sede Judicial.

Un buen Forense Tecnológico es un profesional multidisciplinar, no sólo debe ser experto en tecnología, también debe tener conocimientos avanzados de leyes, y debe tener don de palabra para saber explicar en un lenguaje comprensible el resultado de su trabajo.

AUTOR: Fernando Mairata
Presidente de la Asociación de Peritos de Nuevas Tecnologías (PETEC)